Inicio Alacant La Guardia Civil detiene a cuatro personas e investiga a otras cuatro,...

La Guardia Civil detiene a cuatro personas e investiga a otras cuatro, tras realizar la mayor incautación de cajas plásticas en la zona de Levante

Los detenidos por el delito continuado de hurto son cuatro españoles, de 23, 47, 50 y 59 años de edad, vecinos de El Campello y de Alicante y la investigada una mujer de 25 años, de El Campello

113
0
Compartir

La Guardia Civil ha detenido en El Campello y Alicante a cuatro personas, y está investigando a otra más, como las autoras de unos hurtos continuados de cajas plegables de plástico de una tienda de Benidorm, perteneciente a una conocida cadena de supermercados. También se está investigando a tres personas, empleados de una chatarrería de Cox, por un supuesto delito de receptación, ya que han adquirido un total de 2.500 de estas cajas sustraídas, valoradas en 10.000 euros, sin reflejarlas debidamente en las facturas de compra del centro de reciclado y recuperación de objetos.

Desde comienzos del presente año, una tienda sita en Benidorm, propiedad de una conocida cadena de supermercados, venía sufriendo continuas sustracciones de cajas de plástico plegables utilizadas para el transporte y almacenaje de frutas y hortalizas.

La Guardia Civil inició en el mes de enero una investigación, tomando varias líneas posibles y analizando a diferentes grupos de personas sospechosas, por ser habituales de este tipo de sustracciones.

Descartadas ya varias hipótesis, los agentes del Equipo ROCA (equipo encargado de la prevención e investigación de los delitos cometidos en el ámbito rural), perteneciente a Ibi, se centraron en un grupo compuesto por 3 miembros de una familia de etnia gitana, residente en Alicante, con multitud de antecedentes por robos de cajas de plástico y palets de madera y en otras dos personas, vecinas de El Campello.

Tras 7 inspecciones de diversos centros de reciclado sitos en Villena, Elda, Novelda, Alicante y Cox, y gracias a la colaboración de la Policía Local de Orihuela, se pudo conocer que uno de estos centros de reciclado de residuos, el ubicado en Cox, estaba comprando las cajas sustraídas, las cuales tenía almacenadas en el interior de un contenedor metálico.

Dichas cajas fueron reconocidas, sin ningún género de dudas, por el Jefe de la plataforma logística de Orihuela, de dicha cadena de supermercados, ya que muchas de estas cajas aun llevaban adheridas etiquetas identificativas de la tienda, de diferentes productos como patatas, frutas, yogures, etc, si bien ésta no es la empresa propietaria de las cajas, ya que son alquiladas a otra multinacional, mediante el sistema de “pooling”.

Este sistema consiste en que la empresa propietaria de las cajas las alquila, a su vez, a otras empresas suministradoras de productos frescos, como la citada cadena de supermercados. Una vez recibido el producto en la tienda, se descarga y las cajas son almacenadas en un almacén anexo o en un muelle de carga abierto para, posteriormente, ser recogidas de nuevo por un transportista y volver a iniciar el proceso.

Con toda esta información, se analizó toda la documentación aportada por la chatarrería inspeccionada de Cox, sobre las personas que habían realizado ventas de cajas de este tipo, afianzando así la línea de investigación.

En una de las numerosas vigilancias realizadas sobre las personas sospechosas de ser las autoras de estos robos, se les identificó con un vehículo cargado con 200 de estas cajas, cuando se disponían a venderlas en dicha chatarrería.

Como resultado de la operación, se ha detenido en El Campello, entre los días 23 de marzo y 6 de abril, a cuatro hombres, tres de una misma familia de etnia gitana, españoles, de 23, 47, 50 y 59 años de edad, vecinos de esa misma localidad y de Alicante, como los autores de un delito continuado de hurto. También se está investigando a una mujer de 25 años, vecina de El Campello, por estos mismos hechos.

Los cuatro detenidos han pasado a disposición judicial, quedando en libertad provisional con cargos.

Una vez analizadas todas las facturas, se ha podido recuperar un total de 2.500 cajas de plástico, valoradas en unos 10.000 euros, además de los perjuicios causados al supermercado de Benidorm afectado, estimados en unos 6.000 euros.

Según ha asegurado la propia empresa perjudicada, la recuperación de estas 2.500 cajas plegables sustraídas, ha sido, con diferencia, la mayor incautación realizada por las FFCCS a lo largo de todo el levante español.

 

Los empleados de la chatarrería también están siendo investigados

Una vez analizada toda la documentación recabada por los agentes, se ha observado que existe un desfase de 1.400 cajas de plástico, que la chatarrería ha comprado sin haber registrado en el libro de compras, tal y como exige la ley. Por este motivo, atendiendo al buen estado aparente de las cajas, siendo todas ellas de idénticas características y, al no haber solicitado documentación que acreditara la lícita procedencia de las mismas, se decide  investigar también a tres empleados de dicho centro de reciclaje, por haber adquirido estos efectos, de dudosa procedencia.

Los empleados son tres hombres españoles, de 23, 37 y 45, vecinos de Orihuela, a quienes se les investigará por un delito de receptación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here